Pages

29 de octubre de 2016

Destino San Petersburgo: un día en la ciudad de los zares


Era mi primera vez en Rusia y como solo iba a tener un día para recorrer está ciudad decidí hacer un walking tour gratuito en español con la empresa Anglo Turismo. Para mayor informaciòn: http://anglotourismo.com/
Desde ya les aclaro que un día no es suficiente para recorrer la ciudad, al menos deben dedicarle unos cuatro o cinco días para recorrerla en su totalidad y con tranquilidad.
El punto de encuentro del tour es sobre la calle Nab. reki Fontanki, 27  al lado del Diner No 1.  Yo como referencia tome el Puente Anichkov, famoso por sus cuatros estatuas de caballos.
Los tours en español se realizan los días lunes, miércoles y viernes a las 11.30hs. Tienen una duración aproximada de tres horas y media.
Lo que deben tener en cuenta es que el tour en español con esta empresa no está disponible todo el año, sino que opera solamente en verano, desde Junio a Septiembre.
Desde este punto también pueden contratar paseos en barcos para recorrer y observar la ciudad desde el río Neva, unan gran experiencia para tener una panorámica de la ciudad desde sus canales.

Mi guía fue Vera, una rusa que hablaba un perfecto español. Tuve la suerte que de que no había nadie más para el tour, así que fue un city tour privado muy interesante.
Durante el tour se va recorriendo a pie los puntos más importantes de la ciudad de San Petersburgo.
Empezamos recorriendo la  Avenida Nevsky, una de las principales de está ciudad y una de las calles con mayor historia del mundo.  Durante sus 4 kilómetros se pueden encontrar diversos cafés, tiendas de ropa, museos y librerías.
Sobre esta calle se encuentran monumentos muy importantes, como el Palacio Stroganov, la Catedral de Kazan o la Librería Nacional, una de las más grandes del mundo.
Sin lugar a dudas es la calle más europea de la ciudad.

Jardín de Verano
Luego visitamos uno de sus parques más hermosos y antiguos, el Jardín de verano.
Este jardín fue diseñado en 1704 por el zar ruso Pedro El Grande y su intención era la de imitar los jardines del castillo de Versalles en la ciudad de París, Francia.
En su interior nos encontraremos con más de 250 estatuas de estilo neoclásico. Es un lindo paseo, sobre todo para los días de mucho calor.
Tras recorrerlo, seguimos camino hacía uno de los monumentos que más ansiaba conocer y ver con mis propios ojos. Me refiero a Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, una de las más significativas de San Petersburgo.
Está iglesia ortodoxa fue erigida en el mismo lugar donde fue asesinado el zar Alejandro II en 1881.



Un dato muy interesante que me contó la guía es que durante la Segunda Guerra Mundial una bomba cayó en una de las cúpulas de la Iglesia pero no exploto. La bomba permaneció allí durante unos 19 años cuando fue descubierta por unos obreros que estaban arreglando unas goteras.Después de este acontecimiento, comenzaron con las tareas de restauración de la iglesia, ¡el cual llevo más de 24 años!

La iglesia es una obra de arte tanto en su exterior como interior.  Está decorada con mosaicos y adornos muy elaborados. Su facha exterior es de ladrillo rojo y marrón.
Pero sin lugar a dudas, lo que más destaca son sus cinco cúpulas de diferentes colores, tamaños y variada decoración. Uno queda admirado ante tanta belleza.

Museo Hermitage
Luego de apreciar está belleza arquitectónica y de tomar varias fotos, nos dirigimos hacia otro de los grandes atractivos de la ciudad, el Museo Hermitage.
Este museo es uno de los más grandes y completos del mundo y está compuesto por cinco edificios unidos: el Palacio de Invierno, el Teatro de Hermitage, el Hermitage Pequeño, el Hermitage Viejo y el Nuevo Hermitage.
Recorrerlo completo les puede llevar más de un día ya que exhibe más de dos millones y medio de objetos culturales y artísticos de los pueblos de Europa y Oriente desde los tiempos más remotos hasta el siglo XX.
Debido a mi limitado tiempo en esta ciudad, me quede con las ganas de ingresar a este Museo, pero gracias a Vera pude conocer mucho más sobre la historia de este Museo y de los tesoros que podemos encontrar dentro, como obras de los grandes pintores del Mundo: Raphael, Van Gogh, Picasso, Rembrandt y da Vinci…
Para aquellos que planean visitarlo deben tener presente que los días lunes el Museo Hermitage está cerrado. Los Martes, jueves, viernes, sábados y domingos está abiertos de 10.30 a 18 hs y los Miércoles de 10.30 a 21 hs. El valor de la entrada para los adultos es de 400 rublos.

Dicen que las mejores vistas de la Plaza del Palacio se toman desde aquí, desde el Hermitage.
Columna de Alejandro
Es la plaza principal de la ciudad y fue escenario de muchos acontecimientos históricos como El Domingo Sangriento y la Revolución de Octubre.
En el centro de la plaza se encuentra La Columna de Alejandro de 47 metros de altura.
Es una plaza majestuosa y son muchos los turistas que caen rendidos ante ella y su arquitectura.

Luego de conocer la Plaza del Palacio y el Hermitage desde afuera nos dirigimos a otra de las grandes catedrales de la ciudad, la de Nuestra Señora de Kazan. Es la catedral principal de San Petersburgo y esta consagrada a la Virgen de Kazan.
Es muy conocida por su arquitectura exterior con más de 96 columnatas, copiando el modelo de la Basílica de San Pedro en Roma.

La construcción de este catedral duró más de 10 años. Su arquitectura es realmente impresionante.
Una de sus curiosidades es que su famosa fachada de columnatas que da la Avenida Nevski, no es la fachada principal como muchos pensamos, sino que es una de sus laterales.
La entrada es libre y gratuita y no está permitido tomar fotos en su interior. Allí se oficia la misma ortodoxa que posee una duración de tres horas y es de pie.

Luego de una parada técnica para almorzar algo, me despedí de mi guía Vera. Ella al final del recorrido me brindó algunos datos y tips para seguir recorriendo la ciudad y no perderme ninguno de sus atractivos principales.
Al ya tener una idea de la ciudad, me resulto mucho más fácil moverme y caminar por ella. Sobre todo en lo que respecta a la localización.
Al llegar a una ciudad nueva y desconocida uno se encuentra medio desorientado, pero a medida que la vamos caminando nos vamos amigando con ella y no resulta más fácil caminarla y tener un sentido de la orientación.

Mi siguiente atractivo a visitar fue la Fortaleza de San Pedro y San Pablo, la ciudadela original de San Petersburgo.
Algo que no les comenté, es que está ciudad esta llena de canales y por consiguiente muchos puentes para atravesarla.
Para ir desde el caso histórico hacia la Isla Zayachy, tuve que atravesar el Puente Troitskiy most (Puente de la Trinidad) pasando por arriba del Río Neva. Tiene 582 metros de largo y su construcción fue finalizada en el año 1903. Es obra de los ingenieros franceses Vincent Chabrol y René Patouillard.
A medida que uno va atravesando el puente puede admirar su gran arquitectura y el detalle sobre sus barandas.
Las vistas desde este puente son increíbles. Se pueden tomar grandes fotos panorámicas de la ciudad como las siguientes:

A lo lejos la Fortaleza de San Pedro y San Pablo

Puente Troitskiy most

Al atravesar este puente vamos observando como nos acercamos hacia la Fortaleza de San Pedro y San Pablo. Está ciudadela fue construida para fines de protección de la ciudad, peor finalmente se utilizó como cárcel.
Dentro de esta ciudadela se encuentran varios edificios, como la Catedral de San Pablo y San Pedro donde se encuentran los cuerpos de la mayoría de los zares rusos.
Esta catedral fue mandada a construir por Pedro I el Grande y es el punto más antiguo de la ciudad.
Se destaca su campanario que es el punto más alto de la ciudad con sus 122 metros de altura. Se puede subir y apreciar una vista de la ciudad en 360°.
La Isla Zayachy es un gran lugar para pasear y pasar la tarde y eso es juntamente lo que hice. Observar el atardecer desde este punto es algo maravillo.

Luego de pasear por esta isla era hora de ir volviendo hacia la Estación de Trenes Finlyandskiy  para volver hacia Helsinki.
A mitad de camino hice una parada para visitar la Mezquita de la ciudad. Su facha externa es preciosa. Está cubierta por mosaicos de color azul turquesa y adornos orientales. Este lugar es para mí uno de esos lugares escondidos que hay en las ciudades. ¡Totalmente recomendable!


Al llegar a la estación de trenes, deben tener en cuenta que el Tren Allegro no sale de la Terminal principal, sino que se debe acceder a través de una de sus calles laterales donde hay una pequeña sala de espera con un kiosko y máquinas expendedoras de comida y bebidas.

Era hora de abordar un nuevo tren para volver a la capital de Finlandia. 
Como les comenté en la entrada anterior "Experiencia en el Tren Allegro", los controles de migraciones y aduana son reiterativos, así que tengan a mano durante todo el trayecto sus pasaportes.
Sol de medianoche desde el tren
En este caso volvía a cruzar la frontera entre Rusia y Finlandia, así que los que más hacen preguntas  son los oficiales de Finlandia. En mi caso me preguntaron dónde iba a estar alojada y por cuanto tiempo, no más que eso.
En el servicio de primera clase nos ofrecieron una cena. 
El tren iba a llegar a Helsinki pasada la medianoche. Fue un día muy largo y agotador, pero no me arrepiento de esta locura de recorrer la ciudad de San Petersburgo en un día, fue una experiencia increíble.
Desde la ventana del tren se observa el fenómeno del sol de medianoche, el sol siempre presente, como si fuera un eterno atardecer. Los colores son hermosos, son una mezcla de tonos pasteles entre un rosa y un violeta.

Al llegar a la estación de trenes de Finlandia una llovizna cae sobre sus calles. Decidí ir caminando hacia el hotel y les puedo decir no que me sentí insegura caminando a medianoche por sus calles, sino todo lo contrario.

Hasta aquí mi experiencia de un día en esta hermosa ciudad. Queda pendiente volver para recorrerla   más completamente.

¡Hasta la próxima!

3 comentarios:

Luca dijo...

Que lindo que te hayas arriesgado a ir a un país con una cultura tan diferente y que genera mucha curiosidad. Gracias por compartir tus experiencias :)

Anónimo dijo...

Esa catedral es increíble!

Cecilia Molinero dijo...

Muchas gracias!